Existen más de 30,000 especies de ácaros, la mayoría de los cuales mide menos de un milímetro de largo.


          Al igual que otros arácnidos sus cuerpos, sus cuerpos se componen de prosoma y abdomen,  y tienen cuatro pares de patas.


          A partir del huevo, estos arácnidos se desarrollan pasando por las fases de larva y pupa antes de su plena maduración.

 

          Pueden sobrevivir en la tierra como en el agua, aunque la mayoría de los ácaros no son peligrosos, para los animales algunas especies son de naturaleza parasitas.


          Los ácaros parásitos pueden causar severas irritaciones en la piel de los animales que los hospedan conocidas como sarna.


         Los ácaros de las aves, afectan a las aves de corral Mientras que los ácaros araña destruyen las cosechas.


          Algunas especies parasitas son más peligrosas que otras, puesto que residen dentro de las vías respiratorias de sus anfitriones.


          Otras como las niguas pueden transmitir, pueden trasferir más de una enfermedades peligrosas.

 

          Las garrapatas son los ácaros más peligrosos para los animales y los seres humanos.


          Ellas trasmiten una variedad de enfermedades la lyme y la encefalitis, también pueden transmitir más de una enfermedad a la vez.

 

          CONTROL DE LOS ACAROS DE LAS AVES.

 

          Los ácaros de las aves, son parásitos que se alimentan de la sangre de los pájaros y que utilizan sus nidos como criaderos.


          Estos ácaros son una amenaza para la salud de las aves afectadas y pueden causar irritación en la piel de los seres humanos.

 

          En tanto que los ácaros de las aves mueren en diez días, si son privados de comida es raramente posible que poblaciones de pájaros en las aéreas afectadas por estos arácnidos sean eliminadas.


          Ellos tienden a evitar en casas de aves o granjas avícolas, asi como en casa donde hay aves como mascotas.


          Los ácaros de las aves hacen presencia cuando existen condiciones de humedad y proliferan especialmente durante la primavera y a principios del verano.


         Estas épocas del año son también las indicadas para combatir estos ácaros porque el aumento de su población  se torna más visible.

 

          Es recomendable que estas granjas avícolas que sufren de infestaciones de ácaros de las aves, sean tratadas al menos dos veces al año. Para controlar los ácaros de las aves, alrededor de los sitios de reproducción de esta plaga deben ser inspeccionadas en busca nidos adicionales.


          Después de eliminar los nidos afectados, pueden ser aplicados tratamientos de insecticidas para eliminar especímenes visibles.

 

          REMOSION DE LOS ACAROS DE LAS AVES

 

          A pesar de que los ácaros de las aves raramente causan más que una leve irritación en la piel de las personas, representan un gran peligro para una variedad de aves, incluyendo aves domesticas y las aves de corral.

 

          Con frecuencia la gente emplea métodos ineficaces para eliminación de los ácaros de las aves, como la aplicación de insecticidas.


          Aunque este método a primera vista puede resultar exitoso, la infestación puede resurgir cuando los especímenes sobrevivientes empiecen a anidar de nuevo.

 

          La identificación de la plaga de la plaga es crucial en el éxito de cualquier procedimiento de fumigación. Una identificación inapropiada puede resultar es esfuerzos infructuosos.


          Es necesario ubicar y eliminar todos los nidos de esta plaga en las áreas infestadas. Los nidos suelen ser encontrados en los aleros, chimeneas, espacios del techo, cornisas de ventanas y grietas y cavidades pequeñas en las paredes.

 

          En las granjas de aves de corral todos los materiales para los nidos de las aves deben ser remplazados.


          Las áreas de los nidos también requerirán una aplicación apropiada de insecticidas para asegurar la remoción de la población de los ácaros de las aves.


          Reparar las grietas en las paredes, aleros y cornisas puede desalentar la construcción de mas nidos.


          Estos procedimientos deben ser hechos en una forma regular para que el control de los ácaros de las aves tenga éxito.

 

          ACAROS DEL TREBOL

 

          Los ácaros del trébol son de color marrón-rojizo y de forma ovalada.


          Como otros arácnidos, los ácaros tienen cuatro pares de patas y no pueden volar.


           Los ácaros del trébol se mueven lentamente, se reproducen en la primavera y en el verano, cuando las temperaturas son ideales para anidar y sobrevivir.


         Aunque los ácaros del trébol no representan un peligro, para los seres humanos, ni daño para los muebles, son considerados como una plaga.

 

          Su población crece con rapidez dado, que la hembra puede poner hasta 70 huevos, cada uno de los cuales madura a los 30 días.


          Los huevos son pequeños y suelen ser escondidos en grietas de estructuras de madera y concreto , asi como dentro de las paredes, entre las cortezas y otras ubicaciones protegidas.

 

          Dentro de las casas, los ácaros dejan manchas rojizas sobre las superficies cuando son aplastados.


          Afuera las poblaciones de ácaros del trébol son extremo destructoras porque se alimentan de plantas, césped y flores. Los insecticidas disponibles en el comercio pueden ser empleados para fumigar los ácaros dentro del hogar.


          Sin embargo los pesticidas son tóxicos para los seres humanos y las mascotas y deben ser usados con precaución. Siempre siga las instrucciones de la etiqueta.


          Puesto que los ácaros del trébol suelen anidar cerca de fuentes de comida, controlar el crecimiento del césped y las hierbas asegurara que en su casa no haya una infestación de ácaros del trébol.