Las Termitas establecen sus colonias en la madera sin conexión con la tierra.


          A menudo se encuentran en la madera de los áticos.


          Necesitan muy poca humedad

 

         DIETA

 

         Madera y ocasionalmente otros materiales de celulosa

 

          REPRODUCCION

 

         Las ninfas pasan a través de siete etapas de  instar (estructura de un insecto joven entre mudas de tegumento) antes de alcanzar la edad adulta; las termitas reproductoras participan en un vuelo nupcial con el fin de aparearse y formar nuevas colonias

 

          INFORMACION SOBRE TERMITAS

 

          Las termitas son insectos sociales y viven en colonias compuestas por miembros que pertenecen a diferentes castas.


          Aunque hay variaciones leves entre las diferentes especies, cada especie típicamente contiene cuatro castas en una colonia que trabajan juntas para asegurar la supervivencia de la colonia.


         De las cuatro castas, la de los soldados es la responsable de la protección de la colonia.

 

          Los soldados termitas están dotados de grandes mandíbulas que usan para defender su colonia contra los depredadores y otras amenazas.


         Sus mandíbulas alargadas los inutilizan y los vuelve incapaces de alimentarse por sí mismo, por tanto, son las termitas obreras las responsables de darles el alimento.

 

          Usualmente las termitas no atacan sin provocación pero sus colonias son a menudo asaltadas por sus depredadores naturales, como las hormigas.


          Cuando esto ocurre, los soldados termitas se sacrifican a si mismos permaneciendo fuera de la colonia atracada mientras las obreras reparan cualquier daño.

 

          LAS LARVAS DE LAS TERMITAS

 

          Las termitas adultas reproductivas no son usualmente las responsables de los daños a las estructuras, lo son las termitas obreras, y por esta razón es esencial que ellas sean exterminadas si se busca eliminar una infestación totalmente.


          Las termitas siguen el ciclo típico de vida de algunos insectos que tiene un ciclo de vida gradual: empiezan como huevo, luego entran al estado de larva y finalmente las obreras y ninfas llegan al estado reproductivo adulto.

 

          Las larvas de las termitas eclosionan comúnmente en pocas semanas.


          Ellas son aproximadamente del mismo tamaño que los huevos de los cuales emergen e inmediatamente son atendidas por las termitas obreras.


         Contrariamente a otros insectos, como los gorgojos de la alfombras, las larvas de las termitas no causan directamente daños a las casas infestadas.


          Sin embargo, ellas conforman una gran parte de la colonia de termitas y requieren alimentación constante; las termitas obreras se alimentan de madera para a su vez alimentare a las larvas de la colonia.

 

          Como otros insectos jóvenes, las larvas de las termitas pasan por una serie de mudas durante las cuales pierden sus alas y su piel antes de convertirse en adultas maduras.


          Típicamente las larvas de las termitas mudan cinco veces antes de convertirse en adultas.


          Al finalizar el estado de larva, llegan a convertirse en un miembro de cualquier de las diferentes castas de la colonia.

 

          Las larvas son protegidas moviéndolas de una ubicación a otra para evitar temperaturas intolerables.


          La colonia en si misma está diseñada para asegurar que las larvas reciban comida y poderla reubicar cuando sea necesario.

 

          LOS HUEVOS DE LAS TERMITAS.

 

          Las termitas pasan por varias fases de vida durante su termino de vida, las cuales empiezan con la fertilización de la hembra y la postura de huevos.


          Los huevos de la termita recuerdan al caviar, pero son mucho más pequeños: son pequeños, blancos, translucidos y de forma oval. La nidada de una reina nueva contendrá aproximadamente dos docenas de huevos.


          Aunque la reina de las termitas puede poner huevos a través de su increíblemente largo tiempo de vida.

 

          Los huevos de las termitas son lo suficientemente grandes como para ser visibles a simple vista.


          Sin embargo, la reina pone huevos en ubicaciones abrigadas como los interiores de las paredes o nidos en el subsuelo y, por ello, son raramente vistos por los seres humanos.


          A pesar de que los huevos son la primera fase del ciclo de vida de las termitas y su erradicación es importante para el exterminio de una colonia, la presencia de sus huevos no es comúnmente referida como un signo primario de infestación.


         En su lugar, la presencia de termitas adultas con alas, así como los túneles de barro o las pilas de aserrín, pueden constituir el primer signo de una infestación.

 

          LOS NIDOS O MONTICULOS DE LAS TERMITAS

 

          Las termitas son insectos que viven en colonias y crean su propio hábitat, la reina, los soldados, las obreras y las larvas de las termitas viven en nidos o montículos.


          Los nidos de las termitas tiene base de barro o madera de los arboles.

 

          Los nidos de las termitas con base d barro pueden ser subterráneos o estar sobre la tierra en forma de montículos.


          Tanto los nidos sobre la  tierra en forma de montículos.


          Tanto los nidos como los montículos son construidos usando tierra del entorno.


          Sin importar si el nido con base de barro está ubicado en el subsuelo o sobre la tierra, este también es usado para reunir agua.


          Los nidos arbóreos de la termitas están directamente atados al tronco o a las ramas de los arboles.


          No obstante, los nidos con base de barro o los nidos en arboles funcionan de igual manera.

 

          El nido subterráneo puede ser atado a un pedazo de rama o madera enterrada debajo del suelo.


          El barro que rodea la parte enterrada debajo del suelo.


          El barro que rodea la parte externa de los nidos de las termitas puede algunas veces causar daño a las áreas que los hospeda.


          Los nidos de las termitas pueden ser extremadamente grandes, expandiéndose sobre un radio de 50 a 100 metros.


          Los nidos subterráneos están compuestos de caminos internos, los cuales les permite a las obreras reunir y llevar comida a la colonia.

 

          Los montículos de las termitas sobre la tierra pueden llegar a ser muy altos; algunos seis pies de alto.


          Ellas utilizan los mismos barros resistentes y fuertes de los nidos subterráneos y exhiben la misma textura fuerte en el exterior.